Tus heridas emocionales pueden sanar

El ser humano, de todos los organismos vivientes, es el único que tiene la facultad de cambiar la historia de si mismo; de pasar de un estado anímico deplorable a uno de plena felicidad. También lo puede hacer en sentido contrario, de una vida exitosa, optimista y agradable, bajar los escalones hacia un arroyo turbulento, depresivo y pesimista.

Carlos Aguirre, en este libro nos muestra una parte de cada uno de nosotros y nos enseña a transmitir a los demás las historias buenas y malas para mejorar el entorno donde vivimos y donde viven nuestros hijos. Sin duda, todas esas historias, sea cual sea su naturaleza, servirán para el crecimiento espiritual. El ser humano que puede transmitirlas, que puede despojarse de sus temores de expresar con palabras lo que ha vivido, podrá sanar poco a poco sus heridas. La palabra es el mejor antídoto para el sufrimiento, es el mejor catalizador para alcanzar la sanación emocional. El ignorante es el único que aprende; cuando aprendemos, ejercemos nuestro derecho a actuar y ponerle acción a nuestra vida es lo único que nos hará sentir que estamos vivos.

La vida nos pone muchas pruebas o, más bien —diría—, nos brinda la posibilidad de crecer todos los días al vibrar con cada experiencia. Cobremos seguridad en que somos la mejor creación y que si confiamos en cada uno de nosotros, nos abrimos a la posibilidad de emprender el camino que queramos, de captar a plenitud cuán valioso es el amor a nosotros mismos para poder navegar en andar aguas mejores. Este libro te enseña a ver de frente y a aceptar todas esas cargas que traemos del pasado y que sentimos también en el presente. Asimismo, nos muestra la manera de estar en paz en una conexión directa con nosotros mismos, porque es con nosotros con quienes vamos a convivir permanentemente.

Es a nosotros mismos a quien tenemos que contarle las mejores historias. Si me conozco a profundidad y no temo a lo que soy ahora, podré tener una comunicación más clara y profunda con mis hijos y con la gente que me rodea; así podremos ayudarnos mutuamente avanzar por la vida, deshaciéndonos de culpas y cargas que no nos corresponden. A los nuevos padres, este trabajo les ayudará a tomar conciencia de la profunda confianza y amor que tienen para entregarlo a alguien que no está contaminado como nuestros hijos, quienes representan una nueva vida que se nos regala para formarla.

¿Cómo la formaremos?

Con las herramientas que traemos de nuestra historia, una historia que, aunque parezca increíble, podemos cambiar, una historia a la que podemos dar una nueva versión. Y con esta nueva versión de nosotros, construimos ese nuevo ser humano al que nos queremos parecer. ¿En qué medida confiará nuestro Creador en nosotros que nos concede este privilegio, que pone en nuestras manos este tesoro para que lo hagamos brillar y lo convirtamos en continuación y certificación de nuestra existencia?

Carlos Aguirre nos presenta la formula de cómo aprovechar la oportunidad de aceptar, corregir y amar nuestros errores, ya que solo así podremos amarnos a nosotros mismos y amar a quienes nos acompañan en nuestro viaje por la Tierra. Sean bienvenidos a este barco que nos hará flotar hacia la libertad y nos llevará a tocar el cielo de la felicidad con las manos.

El educador español Luis Javier de la Vega uso solo un criterio para incluir en su obra a 78 autores; “… enseñar a los hombres a ser mejores… “; y con eso en mente intitulo su libro El Poder Educativo de los Clásicos. Si ese mismo requisito le imponemos al libro de Carlos Aguirre, con toda seguridad estaría incluido en esa colección de escritores cuyas historias que cuentan representan estupendos paradigmas educadores. El libro de Carlos da cuenta de una historia que comparten un hombre maduro, el abuelo, y su nieto, quien, con inocencia, empieza su jornada vital. El abuelo sabe que al contarle su historia a su nieto le ayudará a cerrar las cicatrices que de cuando en cuando, le sangran; también, él se ayuda a sanar sus propias heridas y al final, ambos despiertan, uno a la vida eterna y otro a la vida terrenal, llena de emociones positivas, de satisfacciones, de recreaciones y de realizaciones.

Yo estoy seguro que, también, esta bella historia, te ayudará a cerrar esos ciclos abiertos que impiden y limitan tu crecimiento personal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s